Transiciones hacia y fuera de la pobreza en los Estados Unidos
Por Ann Huff Stevens, UC Davis

Transiciones hacia y fuera de la pobreza frecuentemente ocurren después de acontecimientos importantes como casamientos, divorcios o cambios en ingresos. También las transiciones son asociadas con factores económicos, como tasas de desempleo y salarios. Entendiendo los impactos de cada uno puede mostrar las diferencias entre la pobreza de corto plazo o circunstancial y la pobreza a largo plazo asociada con limitaciones permanentes en ingresos, empleo y estructura familiar. En un estudio reciente, yo encontré que en los Estados Unidos, semanas individuales trabajadas y niveles agregados de salarios son los más importantes predictores de cómo uno puede escapar o evitar la pobreza desde un año a otro. 

En 2010, 46.2 millones de personas—más de 15 por ciento de la población total en EE.UU.—vivieron por debajo del umbral de la pobreza.[1] Entre ellos había más de 10.5 millones de trabajadores pobres—individuos viviendo bajo del umbral de la pobreza pero también los que trabajaron 27 semanas o más por año.[2] 

Datos claves

  • Estar más tiempo en la pobreza está asociado con bajas probabilidades del individuo de salir de la pobreza, que abarca de 56% después de un año en la pobreza a 13% para aquellos en la pobreza por 7 años o más. 
  • Un incremento de 3% en la tasa de desempleo regional, que es aproximadamente la magnitud experimentada en el principio de la recesión, reduce la tasa de salir de la pobreza por aproximadamente 6% por año, e incrementa la tasa anual de reingreso a la pobreza por 9%. 
  • El decremento de aproximadamente $100 en el percentil 20 de individuos salarios reales semanales entre los principios de 1970s a mediados de 1990s es estimado haber reducido la tasa anual de salir de la pobreza por 15%.

Cuando la tasa de pobreza incrementa, como lo ha hecho en muchos años en EE.UU. desde 1999,[3] es porque más individuos caen en la pobreza o menos gente no encuentra maneras de escaparlo. Además de identificar causas individuales de transiciones de la pobreza, este estudio incorpora factores del mercado laboral, como la tasa de desempleo regional y niveles de salarios, en modelos que relatan la probabilidad de que un individuo entre o salga de la pobreza año tras año. 

Este estudio enfatiza que las pautas de transiciones de la pobreza frecuentemente reflejan interacciones complejas—en este caso una interacción triple con el tiempo entre las condiciones del mercado laboral agregado, semanas trabajadas en el año y cambios en la estructura familiar. 

Estimando probabilidades 

Yo uso data del Panel Study of Income Dynamics (PSID) empezando en 1968, el primer año que fue coleccionado la data, hasta 2003. Los modelos de transiciones de pobreza de este estudio son basados en medidas anuales de la pobreza (ingresos totales divididos en el año relativo del umbral de la pobreza) e incorporan características individuales como género, edad, raza, empleo y tiempo en la pobreza. Los modelos también incluyen características familiares como el nivel de educación de la cabeza de la familia y si los dos padres están presente. 

Para incorporar condiciones del mercado laboral, yo uso variaciones en tasas de desempleo y salarios de 1975-2003 Current Population Surveys por regiones geográficas y años. El percentil 20 de salarios semanales para trabajadores hombres de tiempo completo captura el papel de salarios estancados y en decremento durante las décadas recientes.

Eventos individuales y la pobreza

Aproximadamente un cuarto de todas las rachas de la pobreza empiezan con la pérdida del salario de la cabeza de la familia o su marido, pero no cambios significativos en la estructura de la familia. Más de un cuarto de la transición en la pobreza de niños coincide con un cambio en la cabeza de la familia. Para ambos mujeres y niños, estas transiciones involucran la partida de un hombre que es la cabeza de la familia. 

Estos gráficos representan las proporciones de acontecimientos significativos asociados con las transiciones hacia a y fuera de la pobreza.

Cambios en ingreso y la estructura familiar también son asociados con transiciones fuera de la pobreza. Un niño que se separa para convertirse en una nueva cabeza de la familia puede reducir la necesidad financiera de la familia original, pero puede crear un hogar que permanece debajo del umbral de la pobreza. La adición de un padre o una madre con ingresos también puede hacer una diferencia—un cambio en la cabeza de la familia coincide con 17 a 24 por ciento de transiciones fuera de la pobreza.

Tiempo dentro de la pobreza

Dentro de todas la pruebas, el promedio de tiempo de las rachas de la pobreza duró 2.8 años. El tiempo más prolongado eran entre hogares de mujeres solteras (3.1 años), hombres afroamericanos (2.7 años) y aquellos que tienen menos de una educación secundaria (2.6 años). 

Muchos individuos experimentan muchas rachas de pobreza, para que la duración de la racha sustancialmente subestime el tiempo total dentro de la pobreza. Treinta y seis por ciento de individuos vuelven a la pobreza en cuatro años después de finalizar una racha. Entre hogares dirigidos por afroamericanos o mujeres solteras, la tasa de regresar a la pobreza dentro de cuatro años es 46 a 50 por ciento. 

La probabilidad de salir de la pobreza disminuye cuando la duración de la racha de la pobreza incrementa. La tasa de salir de la pobreza es 56 por ciento después de un año, y disminuye a 13 porciento después de siete o más años en la pobreza. Similarmente, la tasa de regresar a la pobreza disminuye con tiempo cuando más tiempo está fuera de la pobreza. 

Semanas trabajadas e ingresos

Dado los cambios dramáticos en ingresos en los EE.UU en los últimos 40 años, es natural preguntar cómo estos movimientos afectaron transiciones de pobreza. En el percentil 20 de ingresos semanales, ingresos reales disminuyeron de $473 en 1975 a $386 en 1995 antes de incrementar a $424 en 2000. Los modelos de transición enseñan que el decremento de $100 en salarios reales reduce la oportunidad de salir de la pobreza por alrededor de 15 por ciento. 

Entre 1975 y 1999, los niveles de salarios reales y horas de trabajo en los Estados Unidos cambió substancialmente para muchos trabajadores poco cualificados, que tuvo efectos claros en las transiciones de la pobreza. Tasas actuales de salir de la pobreza disminuyó durante estos años  de 38 a 34 por ciento, pero hubiera incrementado por tres puntos de porcentaje si niveles de salario y horas trabajadas se hubiera mantenido estable.

Manteniéndose en la fuerza laboral también es crítico. El empleo por 30 semanas dentro de un año en vez de 20 semanas al año incrementa la tasa de salir de la pobreza por 16 porciento y disminuye la probabilidad de reingresar a la pobreza por un tercio. 

Ann Huff Stevens es una profesora de económico y la directora del Center for Poverty Research.

 

[1] U.S. Census Bureau. 2012. “Poverty: 2010 and 2011.”   

[2] U.S. Bureau of Labor Statistics. 2013. “A Profile of the Working Poor, 2010.”  

[3] U.S. Census Bureau, “Historical Poverty Tables –  People”

Commands